El caso de los hermanos Escauriaza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El caso de los hermanos Escauriaza

Mensaje por Murumendi el 20/01/13, 07:15 pm

Aqui dejo esto: http://www.deia.com/2013/01/20/politica/euskadi/el-caso-de-los-hermanos-escauriaza

El caso de los hermanos Escauriaza
Un comandante anarquista quemó una iglesia de Las Arenas al cargo de sus dos hermanos en 1937
Varios investigadores han escrito sobre este suceso poco conocido acontecido en la Guerra Civil

Getxo

La Guerra Civil, además de meses terribles a sangre y fuego, fue también pasto de paradojas que, aunque presentes en los libros actuales, pasan a diario desapercibidas. Un ejemplo es que un anarquista llegara a quemar en Las Arenas la iglesia donde el párroco era su hermano y el coadjutor un tercero de los Escauriaza. Fue en junio de 1937. Algunos investigadores aseguran que ocurrió el día 16 de aquel trágico mes, caso de Julen Lezamiz, pero también hay quien sitúa la efeméride el día 15, caso de Alfredo Velasco Núñez en La gesta traicionada (Gatazka Gunea, 2011).

A juicio de Lezamiz, de la asociación Sancho de Beurko, fue el "día más nefasto que sufrió la localidad". Según explica, a las tres y media de la madrugada, "media hora antes de la voladura del puente colgante", milicianos del batallón de la CNT Malatesta incendiaban la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes. Dos compañías de este batallón, al mando de su comandante, Jesús Escauriaza Zabala, habían cruzado la ría horas antes desde Portugalete, con la intención de provocar averías vitales en las instalaciones de la fábrica Earle de Lamiako, dedicada a la fabricación de material de guerra. "Una vez inutilizada la maquinaria, los milicianos anarquistas se dirigieron hacia Las Arenas, incendiando y saqueando fincas a su paso, al igual que lo habían hecho horas antes los soldados del Cuerpo Disciplinario de Euzkadi, al cruzar la ría desde la villa jarrillera con la intención de dejar libres a un grupo de presos derechistas detenidos en su batallón", recoge en sus averiguaciones.

Se dio la circunstancia de que el comandante Escauriaza era el hermano del párroco de la iglesia, Manuel Escauriaza, y del coadjutor, José Escauriaza. A parte de los libros parroquiales que habían sido retirados con anticipación, todo el contenido de la iglesia, incluyendo los vasos sagrados y los ornamentos, fue pasto de las llamas. Lezamiz indica que el puente Bizkaia fue volado con dinamita por unidades del 2º batallón de zapadores del Ejército vasco sobre las cuatro de la madrugada "para que el enemigo no pudiera usarlo en su persecución". Según demuestran fotografías inéditas del archivo de Gerediaga Elkartea, el histórico puente también fue bombardeado por los fascistas italianos, aunque no acertaron en su objetivo, cayendo las bombas al agua.

Velasco data la quema el 15 El autor Alfredo Velasco Núñez también ha estudiado ese capítulo poco conocido en Getxo y resto de los territorios vascos. El libro que lo cita es de 2011 y lleva por título La gesta traicionada. Los anarquistas vascos y la Guerra Civil en Euskal Herria. A su juicio, el 15 de junio se produjo en el barrio de Las Arenas una "situación que demostró el estado de confusión en el que se encontraba el cerco en Bilbao". Así, explica que en la retirada de la V División republicana, dirigida por Pablo Beldarrain, los dinamiteros volaron el puente colgante Bizkaia que separa Las Arenas de Portugalete cuando aún quedaban varias compañías en la margen derecha. Estos milicianos tuvieron que cruzar en barcos la ría, momento en el que un centenar de carlistas hizo ostentación de fusiles y pistolas. Apercibidos los soldados del Malatesta, giraron sus embarcaciones para volver a Las Arenas. La quinta columna ocupó el palacio de Zugazarte y los italianos fascistas, Algorta, al este.

Fue entonces cuando, a juicio de Velasco Núñez, el comandante del Malatesta, Jesús Eskauriaza, mandó que dos compañías que ya se encontraban en Portugalete volvieran a cruzar la ría y estos milicianos, durante cuatro horas -apunta-, volaron varias casas, la sede de Telefónica, el batzoki, una fábrica de armas cortas e incendiaron la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, cuyo párroco, Manuel, era hermano de este dirigente. A continuación, los cenetistas dispararon contra los carlistas, que "huyeron despavoridos", valora Velasco. La jornada, a su juicio, dejó varios muertos "entre las familias acomodadas de Getxo que habían creído llegada su hora de recibir a las tropas sublevadas, italianas en este caso".

El investigador Francisco Manuel Vargas Alonso, en su estudio titulado Anarquismo y Milicias de la CNT en Euzkadi (Anarchism and milicias of Euzkadi's CNT), coincide con Julen Lezamiz en citar que el ataque a la iglesia de Las Mercedes se produjo el 16 de junio de 1937. A su juicio, "probablemente la quema tuvo que ver con el hecho de que su párroco era hermano del comandante Escauriaza, pero también es cierto que el campanario de la misma destacaba demasiado en el paisaje de Las Arenas, y eso la condenó en definitiva, dada la identificación que los libertarios atribuían a clero y fascismo y, por tanto, a instigadores de la presunta agresión a reprimir, sin olvidar una tradición anticlerical de décadas". En el trabajo de doctorado de este autor, Vargas matiza que "debemos apuntar que no todas las destrucciones podían ser atribuidas a los republicanos, dado que la localidad había sido bombardeada varias veces por los llamados nacionales, con daños y víctimas mortales".

Lezamiz aporta cómo fue la jornada de la quema de la iglesia. Por el día los saqueos y los combates arreciaron en la localidad. Los barrios de Santa María de Getxo y de Algorta fueron ocupados por los italianos y, en el ayuntamiento, el comandante Bartolomé Barba, de la brigada mixta Flechas Negras, se hizo cargo del término, "en nombre de la España Nacional que acaudilla el Generalísimo Franco". Los batallones Araba y Leandro Carro combatían contra los italianos que, con carros blindados, se proponían avanzar desde Neguri hacia La Avanzada e irrumpir en Las Arenas por Zugatzarte. Conocedores de la proximidad de las tropas italianas, elementos civiles fascistas, denominados pacos o quinta columna, en el "único caso de toda la Guerra Civil en Euzkadi", atacaban desde ventanas y terrazas a los soldados republicanos, "serviría a estos para excitar su ánimo revanchista, provocando acciones de represalia desorbitada", escribió Beldarrain. El batallón Araba sería el último, cruzando la ría.
avatar
Murumendi

Cantidad de envíos : 350
Fecha de inscripción : 27/02/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.